Control y Monitoreo

La Cuenca Matanza Riachuelo es el ambiente sobre el cual se ubica el principal asentamiento urbano del país -el Área Metropolitana de Buenos Aires- y es escenario de un complejo aparato productivo que incluye actividades agrícola-ganaderas, industriales y de servicios. La conjunción de un sistema natural sensible y una intervención humana intensa ha dado lugar, a lo largo de los siglos, a profundas transformaciones que derivaron en un deterioro significativo del ambiente en el cual vivimos y del cual somos parte.

ACUMAR trabaja con especial atención en el control sobre las industrias y establecimientos que generan algún tipo de impacto en términos ambientales y en el monitoreo de la calidad del agua y del aire en la Cuenca.

Control Industrial

Revertir la situación que se arrastra desde hace años exige un rol activo del Estado, en la regulación, control y fomento respecto de las actividades industriales, la prestación de servicios públicos y cualquier otra actividad con incidencia ambiental en la cuenca. Es por ello que la Ley N° 26.168, de creación de ACUMAR, ha conferido al organismo estas facultades, permitiéndole a su vez intervenir administrativamente en materia de prevención, saneamiento, recomposición y utilización racional de los recursos naturales.

En este contexto, se realizó un empadronamiento de establecimientos productivos, 99,5% de los cuales fueron fiscalizados a fin de identificar aquellos que, de acuerdo a la normativa aplicable, se consideran agentes contaminantes. Cuando una industria se encuentra en estas condiciones, es intimada a presentar e implementar un plan de reconversión que resulte en mejoras de su desempeño y en una reducción de sus impactos ambientales. El conjunto de acciones impulsadas a lo largo y ancho del territorio son la base sobre la cual se asienta el saneamiento de la cuenca. 

Calidad Ambiental

En estrecha vinculación se encuentra el monitoreo de la calidad del agua, suelo, aire, los sedimentos y la biodiversidad. Conocer el estado en el cual se encuentra el ambiente sobre el cual trabajamos es requisito indispensable para dar las respuestas apropiadas a cada sitio particular, esto es, para que las soluciones se estructuren sobre información relevante a la escala de cada problema. Por otra parte, saber cuál es el punto de partida permite verificar el progreso de las políticas implementadas e identificar, de ser el caso, la necesidad de modificarlas sobre la base de resultados. 

Es por ello que ACUMAR, en conjunto con organisimos es como el INA y el ILPLA, releva sistemáticamente parámetros físico-químicos e indicadores biológicos, que son analizados para su utilización en el diseño y ejecución de las tareas de saneamiento, como así también para ponerlos a disposición de la comunidad en cumplimiento del derecho ciudadano de acceso a la información pública.

Videos

Imágenes